El carisma misionero de la familia palautiana se encarna especialmente en:

LA PASTORAL DE LA ESPIRITUALIDAD

Desde nuestras raíces, desde Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, cada Carmelo es antes que nada una "escuela de oración".

Y eso pretendemos que sean nuestras casas: grupos donde se establezca con el Padre, el Hijo y el Espíritu una relación de amor; esto es, un "trato de amistad".

Un lugar donde se dé por vivido que Dios está presente, que es Amigo; que le oímos cuando leemos la Escritura, le hablamos cuando oramos, y entramos en la espiral de su amistad siempre que nos animamos a tener "altos pensamientos".

Pero, la oración tiene sus dificultades, implica el aprendizaje de una nueva lengua; ese viaje hacia nuestro mundo interior supone un esfuerzo…
Además del testimonio de nuestra vida comunitaria, ejercemos la pastoral de la espiritualidad, colaborando en la dirección de centros de espiritualidad, y dirigiendo grupos, jornadas y cuantas actividades sirvan para fomentar esa presencia de Dios, única fuerza capaz de transformar luego la propia vida.

LA PASTORAL EDUCATIVA

Educar al hombre es parte integrante de la tarea evangelizadora de la Iglesia, que continúa así la obra de Jesús Maestro.

De esa misión eclesial participa nuestra Congregación ejerciendo el apostolado de la educación cristiana, principalmente en la formación de niños y jóvenes, en conformidad con los lugares y circunstancias.

La PASTORAL SOCIO-SANITARIA: ASISTENCIA A ENFERMOS Y NECESITADOS

El amor y la asistencia a enfermos y necesitados es herencia preciosa dejada por nuestro Fundador a la Congregación.

Este apostolado encuentra siempre actualidad en un mundo, particularmente sensibilizado al testimonio de la caridad.

Cristo, presente en quien sufre, es el móvil primario de nuestro servicio asistencial. Su palabra funda nuestra fe, nuestro amor y nuestro trabajo.

"En verdad os digo que cuantas veces hicisteis eso a uno de mis hermanos, a Mí me lo hicisteis" (Mt. 25, 40)

Él pasó haciendo el bien y curando enfermos. Siguiendo su ejemplo, participamos en el misterio de su amor a los hombres.

MISIÓN AD GENTES

La actividad misional forma parte especial del carisma de nuestra Congregación reconocida por la Iglesia con el título de "misionera".

Por ello procuramos mantener viva esta ilusión, intensificar nuestra presencia activa en los campos de misión y atender rápidamente las llamadas de la jerarquía en ayuda de las iglesias jóvenes.
"La predicación del Evangelio - decía el P. Palau -, vadeando los mares y penetrando por bosques y malezas intransitables..., levanta allí el magnífico, bello y finísimo edificio de la Iglesia de Jesucristo" (EVV 9).

El trabajo en países de misión concretiza, en suma, uno de nuestros más profundos ideales: el de ser enviadas por Jesús, testigos de su Reino, luchando al mismo tiempo contra el hambre, la ignorancia y la enfermedad, buscando el desarrollo integral para las gentes del llamado tercer mundo.

OTRAS FORMAS DE APOSTOLADO AL SERVICIO DE LA IGLESIA Y DE LA SOCIEDAD

El camino de renovada fidelidad a la Iglesia, mantiene a las CMT, alertas para asumir los desafíos provenientes de la realidad histórica y las llamadas de la misma.
20-03-2013
Cova del Pare Palau
Desde la familia palautiana de Aitona, Carmelitas Misioneras Teresianas, Amigos del P.Palau... nos h...
ampliar
13-03-2013
COLABORA+ _ Integra
Integra Información y Comunicación ha puesto en marcha la iniciativa de Crowdfunding: COLA...
ampliar
Marzo 2013
L M X J V S D
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
© Carmelitas Misioneras Teresianas, Provincia de San Alberto de Madrid - Aviso Legal